¿Cómo enseñar disciplina en niños pequeños?. Estrategias

Ratio:  / 7
MaloBueno 

La disciplina es una manera de orientar a los niños para que se comporten de manera adecuada a su edad y su nivel de desarrollo y que no debe estar reñida con el amor y el respeto.

Según la edad del niño la forma de disciplinar será diferente:

Menores de 3 años:

A estas edades difícilmente distinguirán lo que está bien de lo que está mal. La mejor manera de llevarlos por el buen camino será mediante la supervisión, la distracción y la reorientación.

Entre los 3-8 años podemos adoptar diferentes estrategias:

Establecer límites:

  • Reducir nuestras expectativas a los niveles más básicos y ser constantes (No tires comida al suelo, no empujes a tu hermano, lávate los dientes…).
  • Dar instrucciones positivas en un tono amable (Recoge los juguetes, por favor).
  • Pedir las cosas de manera positiva, no imperativa (¿Podrías hablar más bajo? en lugar de ¡No grites!).
  • Ofrecer advertencias y avisos
  • Utilice "cuando" y "entonces" en lugar de amenazas (Cuando termines de comer, entonces podrás jugar).

Ignorar

Algunos comportamientos, aunque no nos gusten, si no son peligrosos para el niño ni para los demás, deben ser ignorados. Si no lo hacemos así, corremos el riesgo de estar continuamente corrigiendo al niño y prestando atención a comportamientos negativos.

  • Tenemos que decidir qué comportamientos hay que ignorar
  • Debemos evitar discutir con el niño y mirarle a los ojos.
  • Debemos alejarnos del niño, pero sin salir de la habitación.
  • También se le puede distraer con otras actividades que hacemos juntos.
  • Por el contrario, el comportamiento positivo se debe alabar.

Tiempo a parte (No todos los expertos son favorables a enviar a los niños al "rincón de pensar")

Se trata de apartar al niño de los demás por un periodo breve de tiempo.

  • Nunca a los menores de 2 años
  • En este tipo de castigos es importante ser selectivos
  • El niño debe estar castigado un período de tiempo determinado y saber cuánto tiempo será. (Los expertos aconsejan: 3 minutos a los 3 años, 4 minutos a los 4 años y 5 minutos a los 5)
  • Si el niño se niega, se puede añadir la pérdida de algún privilegio.; (salir a pasear, al parque, ver televisión ese día…)

Mostrar las consecuencias de los malos actos

  • Esta técnica no debe utilizarse para aquellas prohibiciones que garanticen la seguridad del niño.

Pérdida de privilegios

  • Debe ir precedida de una advertencia, utilizando por ejemplo el “si” y “entonces” (si no haces esto entonces….)
  • Se le debe ofrecer como una elección: o se tranquiliza o perderá algún privilegio

Artículos relacionados:

La disciplina en los niños. Reglas a tener en cuenta

El castigo como herramienta educativa