Papel del juego en el desarrollo del niño menor de un año

Ratio:  / 9
MaloBueno 

El juego en la infancia tiene múltiples funciones en el desarrollo del niño

En cada etapa evolutiva ayuda a adquirir y consolidar habilidades, a estimular la mente y el cuerpo del niño y tiene una función afectiva y social muy importante, tanto en relación a los más próximos, padres, hermanos, abuelos, como a los más ajenos: educadores, compañeros de parque, jardín de infancia o escuela.

Los aprendizajes básicos de los dos primeros años de vida: introducción de nuevos alimentos, participación en su higiene, autonomía en los desplazamientos, manipulación de objetos, retirada de los pañales o los más complejos como la interiorización de las normas morales, la preocupación por los demás, la cooperación , el compartir objetos o intereses se realizan también a través del juego.

Es recomendable siempre con los niños mantener en todas las actividades una parte lúdica que les haga disfrutar y que les ayude a adquirir destrezas motoras y habilidades conductuales.

No es necesario que tengan muchos juguetes, unos pocos adecuados a su etapa evolutiva y por los que el niño muestre interés serán suficientes para que pueda jugar y desarrollar su creatividad.

Actividades de juego–estimulación adaptadas a la edad del niño.

0-6 meses

Mediante el juego en los primeros meses estimulamos sus sentidos, lo calmamos, le transmitimos afecto y le ayudamos a regular sus ritmos biológicos.

-Aprovechar los momentos de los cuidados (lactancia, higiene, dejarlo en la cuna) para hablarle, repetir los sonidos que él emite, mirarlo de cerca, sonreírle, acariciarlo, acunarlo, masajearlo, besarlo.

-Enseñarle objetos brillantes y de colores para que los siga con la mirada, objetos con diferentes sonidos, objetos blandos de distintas texturas.

-Ir incorporándolo poco a poco en la tumbona o silla de paseo para permitirle tener otra visión del entorno.

-Jugar con él en nuestra falda, sentado y dejando que apoye sus pies en nuestras piernas.

-Colocarlo frente a un espejo.

-Dejar al niño en una alfombra en el suelo a partir de los 4 meses y jugar con él en distintas posiciones, hacerlo voltear sentarlo.

Juguetes adecuados: sonajeros, mordedores, móviles, muñecos blandos.

6-9 meses

El juego en esta etapa facilita la adquisición de habilidades y favorece la vinculación con los padres

-Ofrecerle juguetes sonoros, grandes, con partes móviles.

-Hacerle reír, usar los gestos de la cara como estímulo.

-Llamarlo por su nombre, repetirle sílabas, nombrar las partes de su cuerpo, usar el no cuando se deba, hacerle jugar con sus manos a coger objetos, hacer palmitas, decir adiós.

-Dejarle tocar diferentes objetos y texturas, jugar con el agua del baño.

-Dejarlo cada vez más tiempo en el suelo, colocarlo erguido sobre sus pies, animarle a que se agarre e intente ponerse de pie en la cuna.

Juguetes adecuados: manta de juego, juguetes sonoros, juegos de llaves, móviles, objetos blandos. 

9-12 meses

El juego en esta edad permite al niño desarrollar su identidad. 

-Mostrar dibujos de libros, objetos lejanos, objetos cotidianos e irle nombrando las cosas y las personas, así como las partes de su cuerpo.

-Reproducir sonido de diferentes animales, repetir sus sílabas y los sonidos que emite

-Dejarle tocar diferentes alimentos, dejarle que los lleve a la boca. Dejarle tocar objetos cotidianos, nombrarle lo que está frío o caliente, nombrarle los diferentes estímulos que recibe: viento, sol,..

-Juegos en el suelo que estimulen el gateo, el ponerse de pie. No ponerlo en caminadores

Juguetes adecuados: de arrastre, correpasillos, pelotas grandes, sonajeros, bloques de colores, animales y muñecas blandas, objetos que floten en la bañera.

Artículos relacionados:Papel del juego en el niño de 1-3 años