Un ejército de plantas invade el continente

Ratio:  / 9
MaloBueno 

 Podría ser un capítulo de “El Señor de los Anillos”, pero no, es real. 

¿Has pensado cuando te comes unas “pipas”, unos “quicos”, unos cacahuetes o unas “palomitas”, de dónde vienen estas plantas?

 ¿Y cuando fumas tabaco o ves que lo fuman otros?

 Hace 500 años los europeos “descubrieron” América y la conquistaron, como nos enseñan en la escuela, pero poco o nada nos dicen de la invasión y conquista que se produjo al revés, quizás porque los europeos fueron los invadidos o quizás porque no se conocen los nombres de los “héroes” que la dirigieron ni las fechas de las “batallas” más importantes. 

Como si fuese la venganza de Moctezuma o del inca Atahualpa, el mundo de los europeos cambió rápidamente y para siempre. 

Piensa en un  mundo sin los productos que te he mencionado, sin tomates, pimientos, judías o patatas. Las omnipresentes patatas fritas con kétchup no existirían si no fuese porque a alguien se le ocurrió traerlas del Perú y a otro hacer lo mismo con el tomate. Por cierto, ¿sabías que durante muchos años los europeos pensaban que el tomate era venenoso y que comer patatas provocaba enfermedades? 

Y eso que Garcilaso de la Vega el Inca consideraba un ignorante a quien de todas las patatas del Perú (hay miles de variedades) escogió la más sosa para llevarla a Europa; claro que gracias a eso se la puede combinar con infinidad de condimentos y por tanto es una ventaja y no un defecto. 

¿Y qué me dices del chocolate? 

Dicen que es uno de los productos en los que la Humanidad se ha esmerado más en hacerlo bien. A los indios centroamericanos se les ocurrió hacer con la habas de cacao una infusión que les daba vitalidad antes de la batalla (por cierto, las mujeres tenían prohibido probarla, por si acaso), los españoles la encontraban demasiado amarga y le pusieron azúcar (un producto que hizo el viaje a la inversa) i canela (un producto que por esta costumbre acabó arruinando al estado español, que lo compraba a sus enemigos holandeses), poniendo de moda en Europa la costumbre de tomar chocolate a la taza y toda la revolución social que comportó, en la que paradójicamente las mujeres fueron parte muy activa. Como que a los ingleses les gusta poner leche en todo lo que toman, sustituyeron el agua de la infusión por leche y hete aquí que crearon la “chocolatada”, un rito que une alegremente a personas de todas las edades y a profesores y alumnos alrededor de un puchero de este alimento lúdico. Después los suizos, tan cerebrales ellos, consiguieron  secarla y venderla en pastillas fácilmente transportables. Finalmente, los belgas crearon infinidad de variantes que nosotros llamamos bombones y ellos llaman “pralinés”. 

Pero entonces ¿Qué comía antes la gente en Europa? 

Aunque nos cueste de imaginar, en muchas mesas europeas se comía a diario un plato ahora residual, apenas conservado en Cataluña y otras zonas por ser algo tradicional aunque a mucha gente no le gusta probarlo,… las habas. 

Sólo en Egipto aún podemos encontrar una sociedad que se alimenta de habas y es que ya sabéis que los egipcios son muy tradicionales (aún venden pequeñas Esfinges de recuerdo, como cuando Astérix los visitó). Un egipcio me contó que un árabe (de Arabia Saudita) rico preguntó a un egipcio si era verdad que desayunaban, almorzaban i cenaban habas y cuando éste le confirmó que si, el árabe le preguntó con sorna “y entonces ¿qué separa a los egipcios de los animales?” y el egipcio le respondió: “el mar Rojo” (hay que mirar un mapa para entender el chiste). 

Y cuando la gente iba a un espectáculo como el teatro o el circo, comía garbanzos tostados y no palomitas de maíz (y ni hablar de refrescos de Cola, que también son un producto americano, pero llegado más tardíamente). 

Y, naturalmente mucho pan. Se calcula que en el momento de la Revolución Francesa (año 1789) las familias gastaban el 80% de sus ingresos en comprar pan y morirse de hambre era habitual, lo que influyó notablemente en que se produjera tal revolución. Gracias a Parmentier, el gran defensor de las patatas, en pocas décadas Francia pudo alimentar a tota su población y Europa dejó de pasar hambre. Aunque para lograrlo tuvo la ayuda de un químico que inventó los colorantes sintéticos pero,... eso es tema para otro artículo.