Destete y alimentación complementaria

Ratio:  / 1
MaloBueno 

El destete es el paso de la lactancia materna en exclusiva al inicio de otros alimentos.

En muchas ocasiones la vuelta al trabajo de la madre es el momento en que empieza el destete del bebé.

Actualmente se recomienda mantener la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad, por lo que muchas madres deciden extraer su leche y congelarla antes de empezar a trabajar, de modo que disponen de una reserva de leche para suministrarla al bebé en biberón  en aquellas  tomas en que la madre no está en casa.

A partir de los seis meses se recomienda el inicio de la alimentación complementaria, pues el bebé ya no satisface sus necesidades de nutrientes ingiriendo solamente leche, ya sea materna o de fórmula.

El bebé tiene desarrollada la capacidad de comer con la cuchara entre los 4-6 meses  y de masticar entre los 7-9 meses. Es aconsejable adecuar la manera de alimentarlo a sus capacidades, pues los niños que no mastican cuando deben tienen un mayor rechazo a los sólidos y dificultades de masticación . Por eso no se aconseja dar los preparados de frutas o verduras en biberón, si no hacerlo con la cuchara desde el inicio.

Tanto si la madre trabaja como si está en casa, se aconseja introducir los alimentos de manera gradual y retirar el pecho también lentamente, lo cual permitirá una mejor adaptación de la madre y del bebé, tanto a nivel físico como psicológico.

Es aconsejable que la madre mantenga alguna la toma de lactancia materna  de la mañana y la de la noche todo el tiempo que le sea posible.

El destete completo se produce cuando la madre no da ninguna toma de pecho al bebé.

La edad del destete completo varía mucho según el contexto socio-cultural en el que vive la madre. En las sociedades más industrializadas se produce antes que en sociedades más tradicionales, aunque las recomendaciones de las sociedades científicas sean mantener la lactancia materna hasta los dos años.

El destete debe hacerse por decisión de la madre, no por imposición y  no farmacológico, si no lento y natural. A veces es el bebé el que rechaza el pecho de manera más o menos brusca y lo sustituye por otros alimentos.

Es aconsejable que el destete  completo no se produzca en momentos de cambio como el nacimiento de un hermano, la entrada en la guardería, el cambio de vivienda, etc. de modo que no se sumen factores de estrés , tanto para la madre como para el hijo, y les sea más fácil la adaptación a estos cambios.

Artículos relacionados:

Consejos para una lactancia materna satisfactoria

Leche materna congelada

Introducción de alimentos de 4 meses a 2 años