Alimentación de los adolescentes. Errores más frecuentes

Ratio:  / 3
MaloBueno 

Cuando los niños crecen se hacen más autónomos y empiezan a tener actividades fuera del control de la familia. Sí en la infancia les hemos enseñado a comer de todo, a ser ordenados en las comidas y hemos realizado una buena educación nutricional será más fácil que mantengan las buenas costumbres. Aún así la influencia del entorno a esta edad es muy potente y la asimilación de otras costumbres es probable que se produzca.

Por otra parte el crecimiento acelerado de esta etapa implica una mayor demanda de nutrientes que no siempre queda cubierta con las comidas que realizan, ya sea por falta de cantidad o de variedad de alimentos.

Los errores que detectamos con mayor frecuencia en los adolescentes de nuestro entorno son:

-No desayunar. No llevar al colegio el bocadillo de casa y no tomar nada o comprarse cualquier cosa (bollería, un refresco, chucherías para la hora del patio)

-Saltarse comidas y comer sin horario fijo.

-Hacer dietas monótonas: mucho hidrato de carbono, carne, bollería, postres lácteos, zumos y refrescos y pocas legumbres, verduras, frutas y pescado.

-Tomar Fast-food a menudo.

-No beber agua suficiente.

-No comer con la familia, comer delante de la TV o del ordenador.

¿Cómo les puede afectar?

-Mal rendimiento en el colegio a primeras horas de la mañana.

-Mal humor y bajo estado de ánimo por consumir pocos hidratos de carbono.

-Bajo rendimiento en la práctica deportiva.

-Déficit de nutrientes en etapas de crecimiento rápido y de gran demanda energética.

-Pobre desarrollo muscular en adolescentes con baja ingesta de proteínas (carne, pescado, huevos).

¿Qué debemos vigilar?

-Que consuman proteínas de alto valor biológico, pero no todas provenientes de la carne, sino también pescado, huevos y legumbres. Tanto en la comida como en la cena y en el desayuno o merienda deben tomar alimentos proteicos

-Evitar el excesivo consumo de grasas especialmente la grasa oculta: bollería, snacks, comida precocinada, embutidos. Recomendar aceite de oliva.

Preferir las carnes magras a los productos elaborados con carne como frankfurts, salchichas, embutidos en las comidas. Tomar 3-4 raciones de pescado y huevos cada semana. No olvidar consumir pescado azul.

-Los lácteos semidesnatados o desnatados para el consumo habitual.3-4 raciones de leche diarias es lo aconsejable.

-Que tomen hidratos de carbono de absorción lenta (pan, pasta , patatas, arroz, cereales de desayuno) en todas la comidas de modo que tengan un aporte de energía regular y que eviten los de absorción rápida: zumos envasados, refrescos, batidos, chucherías.

-Un consumo adecuado a lo largo del día de vitaminas y minerales que pueden obtener tomando 3 frutas al día y 2-3 raciones diarias entre verduras y hortalizas.

-Que realicen 5 comidas al día y con un horario regular. Por lo menos una de las comidas debemos realizarlas en familia y el fin de semana todas las posibles.

Muchos problemas relacionados con la alimentación se evitarían o se detectarían antes si los padres compartiéramos más tiempo con nuestros hijos adolescentes.

Artículos relacionados:

Alimentación saludable. Pirámide nutricional

Desayuno saludable

Exceso de lácteos