Prevención de accidentes infantiles como usuarios de vehículos

Ratio:  / 0
MaloBueno 

BICICLETA

En España, aproximadamente un 20% de los fallecidos en accidente de tráfico entre 10 y 14 años son usuarios de bicicleta y las lesiones en la cabeza son la principal causa de fallecimiento.

A través de estudios realizados al respecto, se estima que el uso correcto del casco en la bicicleta reduce el riesgo de lesión craneal y cerebral aproximadamente en un 70% y el riesgo de fallecimiento es un 26% menor.

Aunque no es obligatorio el uso del casco en las vías urbanas, desde organismos como la Dirección General de Tráfico (DGT) se recomienda utilizarlo en cualquier tipo de vía.

Recomendaciones sobre el uso del casco:

Estar homologado por los organismos competentes. Los requerimientos estándar especifican que el casco ha de ser duradero, de peso reducido, bien ventilado, fácil de quitar y poner, debe permitir su uso con gafas y no interferir en la capacidad de oír el ruido del tráfico. También debe ofrecer un ángulo de visión de al menos 105º hacia izquierda y derecha, un ángulo de 25º hacia arriba y de 40º hacia abajo.

Estar en perfecto estado: Se debe cambiar de casco si ha sufrido un golpe, si está dañado o si se ha quedado pequeño. Así mismo se recomienda que, aunque aparentemente se encuentre en perfecto estado, se cambie por lo menos cada 5 años o cuando el fabricante lo recomiende.

Tener el tamaño adecuado:  Debe corresponderse al tamaño del perímetro cefálico. Los cascos suelen traer almohadillas adicionales o un anillo para que ajusten bien en cualquier cabeza.

Colocarlo correctamente: Debe encajar cómoda y firmemente sobre la parte superior de la cabeza, cubriendo la parte superior de la frente (a uno o dos dedos por encima de las cejas). Así mismo las correas laterales y de la barbilla, como la hebilla, deben estar debidamente ajustadas de tal manera que quede ceñido y cómodo. El casco no se debe mover de lado a lado ni de adelante hacia atrás.

Niños pequeños como pasajeros:

Además de usar un casco debidamente ajustado, deben viajar en un asiento adicional homologado. El conductor de la bicicleta debe ser mayor de edad.

Los padres evidentemente llevarán también casco para dar ejemplo. Deben llevar ropa adecuada y la bicicleta bien equipada (reflectores) Tantos los padres como los niños que conduzcan bicicletas deben conocer las normas de tráfico.

COCHE

Dispositivos de seguridad para el transporte de niños en coche

 

Bebés de hasta 10 kilos (unos 9 meses)
Deben ir en capazos, con arneses de seguridad, colocados en sentido contrario a la marcha y en el asiento posterior, a ser posible en el centro. Así se reduce el riesgo de lesiones cervicales en impactos frontales y aumenta la protección en los golpes laterales.

- Niños entre 9 a 18 kilos (de nueve meses a 3 años)
Deben ir en sillas homologadas colocadas en sentido contrario a la marcha y en el asiento trasero (mejor en el centro).

- Niños entre 15 y 25 kilos (de tres a seis años)
Deben ir en cojines elevadores con respaldo o en sillas compatibles con el cinturón de seguridad del coche.

- Niños de 22 a 36 kilos (de 6 a 12 años)
Deben ir en cojines elevadores regulables en altura para lograr un buen ajuste del cinturón sobre la clavícula.

Consideraciones a tener en cuenta:

  • Cuando el niño vaya colocado en sentido contrario a la marcha, no debe ir nunca en el asiento delantero si e coche tiene airbag.
  • Compruebe que los dispositivos de seguridad están bien fijados.
  • No deje nunca a un niño sólo en el coche.
  • De ejemplo y abróchese siempre el cinturón de seguridad.

   Artículos relacionados:

La educación como herramienta para prevenir accidentes

Riesgo de accidente en la infancia en relación al desarrollo evolutivo

Las bicicletas son para el verano