QUE DEBEMOS SABER DE LOS MEDICAMENTOS ANTES DE ADMINISTRARLOS A LOS NIÑOS

Ratio:  / 5
MaloBueno 

QUE DEBEMOS SABER DE LOS MEDICAMENTOS ANTES DE ADMINISTRARLOS A LOS NIÑOS

-Conocer el nombre de cada medicamento que tengamos que administrar y su indicación, es decir para que sirve cada uno. Hay que tener en cuenta que puede haber diferencias entre las indicaciones que da el médico prescriptor y la información de los prospectos sobre el medicamento por lo que es importante preguntar las dudas y salir bien informados de la consulta del pediatra.

-Vía de administración. La mayoría de los medicamentos se dan por boca pero hay otras vías de administración de uso frecuente: vía respiratoria para los medicamentos inhalados, gotas para poner en los ojos o en los oídos y vía rectal para los supositorios.

-La pauta de medicación, es decir en que cantidad y cuantas veces al día deben darse. Los medicamentos administrados en dosis inferiores a las prescritas no serán efectivos, en cambio si se administran en dosis superiores pueden ser tóxicos.

Lo líquidos por vía oral se prescriben en centímetros cúbicos o mililitros o gotas, los colirios en número de gotas por aplicación, los inhaladores en número de puff .En la receta aparecerá también indicado cada cuantas horas o cuantas veces al día se debe administrar el medicamento.

-Preparación y conservación de los medicamentos. Algunas medicinas deben prepararse en casa para poder ser administradas. Generalmente se presentan en forma de polvo que hay que reconstituir con agua .La cantidad de agua debe ser la indicada y mezclar bien el producto para poder administrarlo. También se debe tener en cuenta que esta preparación no será válida al cabo de los días que indique el prospecto.

Muchos medicamentos necesitan guardarse en la nevera para su conservación, siempre está indicado en el envase y en el prospecto.

En general los medicamentos deben guardarse en lugar fresco y seco y en sus envases originales hasta la fecha de caducidad.

-Efectos secundarios. Todos los medicamentos pueden causar algún efecto no deseado. La mayoría de los de uso habitual apenas los tienen, ante la aparición de algún síntoma inexistente previo al tratamiento debe consultarse con el pediatra la posibilidad de un efecto secundario al tratamiento iniciado.

 -Como administrarlos.

Vas de administracin de medicamentos

En primer lugar siempre que vayamos a manipular un medicamento debemos hacerlo tras lavarnos las manos y sobre una superficie bien limpia.

 Vía oral .En los niños pequeños los medicamentos por vía oral solo pueden darse en forma líquida .Los jarabes si tienen mal sabor pueden administrarse con una jeringa dirigida a la parte interna de la mejilla, de este modo se notará menos el mal sabor. Se debe administrar lentamente para evitar la aspiración.

Nunca se debe dar en biberón mezclado con alimentos. Mejor dar solo el medicamento y luego dar el biberón.

Muchos medicamentos se presentan en comprimidos y también en jarabes o sobres, por lo que se puede elegir para cada niño lo que mejor tome.

Siempre se debe colocar al niño incorporado para administrar los medicamentos.

Vía inhalada. Los medicamentos inhalados suelen administrase con cámara. Hay diferentes tipos de cámaras y tamaños, se usará una u otra según la edad del niño. Los padres deben conocer como darlos correctamente antes de salir de la consulta del pediatra para evitar errores en la administración.

Hay medicamentos en polvo para inhalación a través de la boca. Se utilizan en niños más mayores. Existen varios tipos de dispositivos y siempre se debe adiestrar al niño y al familia en la consulta para asegurarse de que han aprendido a usarlo y así asegurar su eficacia

Vía intranasal. Consiste en la administración del medicamento en el interior de las fosas nasales. Es poco usada. El niño debe estar boca arriba y con la cabeza ligeramente ladeada hacia el lado contrario al de la fosa nasal por la que se vaya a instilar el medicamento.

Vía rectal.Esta vía no suele utilizarse normalmente, se suele usar cuando no se tolera el medicamento por vía oral.

Se deben separar bien las nalgas para visualizar el ano, introducir el supositorio por la parte cónica y mantener luego los glúteos apretados para impedir su expulsión. Se debe evitar la defecación hasta veinte minutos o más tras la introducción del supositorio.

Vía oftálmica. En el ojo se pueden administrar medicamentos en forma líquida , colirios, o en pomadas. Se colocará al niño sentado y con la cabeza hacia arriba y atrás. El medicamento se administra abriendo el párpado inferior y depositando la gota en la bolsa que se forma en él. No debe ponerse la gotas directamente sobre el ojo y evitar el contacto del frasco con cualquier parte del ojo.

El colirio es de uso personal y una vez abierto no debe utilizarse por un periodo superior a treinta días.

Vía ótica. Para poner gotas en el oído se coloca al niño de lado y se introducen las gotas en el conducto auditivo dejando que se escurran hacia su interior. Se le mantiene unos minutos en esta posición para evitar que salga el medicamento hacia el exterior.