Consumo abusivo de alcohol

Ratio:  / 0
MaloBueno 

¿El alcohol es una droga?

 El alcohol por ser una droga legal y de consumo habitual en nuestra sociedad se considera una droga cuyo consumo no afecta a la salud.

Droga es cualquier sustancia con efectos sobre el sistema nervioso central, capaz de generar un consumo abusivo y, en muchos casos, llevar a un proceso de dependencia psicológica, física o las dos a la vez.

Considerando esta definición vemos que el alcohol es una droga, como lo son el tabaco, la marihuana, la cocaína, etc.

El consumo de drogas no solo afecta al consumidor, también afecta a las relaciones familiares, sociales y laborales del individuo, pudiendo ser el origen de numerosos trastornos.

El alcohol es una de las drogas que ocasiona más conflictos en las relaciones personales, más accidentes de tráfico y laborales, pues su consumo está muy extendido.

Efectos del consumo de alcohol

-Consumo abusivo puntual: Desinhibición, euforia, aumento de la sociabilidad, relajación, dificultad para hablar y pensar, falta de coordinación motora .Una concentración elevada de alcohol en sangre puede producir un estado de coma y la muerte.

-Consumo abusivo a largo plazo: Enfermedades de hígado y páncreas, enfermedad cardíaca, impotencia sexual, cáncer, enfermedades óseas, trastornos mentales y conductuales.

El alcohol afecta a la salud de todos los consumidores pero es especialmente perjudicial en las embarazadas, en niños y adolescentes.

Tanto en embarazadas y madres lactantes como en niños y adolescentes cualquier consumo de alcohol, por pequeño que sea, es un consumo de riesgo.

El consumo de alcohol durante el embarazo puede causar en el feto daños irreversibles de gran importancia como retraso mental, malformaciones en cabeza y cuello, malformaciones cardíacas, etc.

Cualquier cantidad de alcohol que consuma la madre durante el embarazo es perjudicial para el feto, por lo que desde el primer día debe evitarse su consumo.

Durante la lactancia el alcohol pasa al bebé a través de la leche materna en pequeñas cantidades por lo que igualmente la madre debe abstenerse de tomar alcohol hasta que no interrumpa la lactancia materna.

Uno de los problemas actuales es el inicio de consumo de alcohol en edades muy tempranas 12-13 años, asociado al ocio  con los amigos y en cantidades muy abusivas y en muchos casos sin consciencia de los daños asociados al consumo. Esto está aumentando el fracaso escolar y los problemas de salud mental entre los jóvenes.

El inicio a edades muy tempranas además propicia  el consumo de más de una droga.

También hay que tener en cuenta que la tolerancia al alcohol es mucho menor en la mujer que en el hombre, o sea que consumiendo la misma cantidad de alcohol sus efectos tóxicos son mucho mayores.

-Qué  se entiende por consumo de riesgo de alcohol

Es el consumo que puede tener consecuencias negativas para la persona  consumidora y para los que la rodean.

Se mide en UBE o unidad de bebida estándar, que equivale a 10 gr. de alcohol puro.

Equivalencias:

1UBE

200 ml cerveza( caña o quinto), 100 ml vino ( vaso pequeño), 50 ml cava ( 1 copa), o 25 ml de licor ( 1 carajillo)

2 UBE

1 copa de coñac (50 ml), o 1 combinado (50 ml), o 1 vermut (100 ml), o 1 whisky (50 ml)

Un consumo puntual de riesgo (por ejemplo un día en una fiesta) de alcohol se considera que corresponde a:

6 o más UBE en hombres, por ejemplo 3 cubalibres o 3 cervezas medianas.

5 o más UBE en mujeres,  por ejemplo1 litro de cerveza o  2 cubalibres y medio.

Un consumo habitual de riesgo se considera que es:

28 o más UBE por semana en hombres, 4 UBE al día.

17 o más UBE por semana en mujeres, unas de 2 unidades al día.

 -Prevenir el consumo abusivo 

El ejemplo en la familia de un consumo moderado de alcohol, la comunicación con los hijos desde la infancia sobre los efectos de las sustancias y el fomento de hábitos saludables, así como  la educación en la responsabilidad, la autonomía personal y en la toma de decisiones dará al adolescente la capacidad de ser responsables cuando hagan un consumo experimental y también que sepan decidir por sí mismos si desean o no consumir cualquier sustancia que les ofrezcan.

En las familias donde se consumen drogas habitualmente o en familias en las que hay dificultades para educar a los hijos en el orden, la disciplina y con el afecto necesario entre padres e hijos es más probable que los adolescentes se inicien en el consumo de alcohol y otras sustancias.

En el aspecto social la buena adaptación y rendimiento en la escuela, las relaciones  normalizadas con amigos de su edad y un ocio saludable son factores que ayudarán en la prevención del consumo abusivo.

Los padres deben estar atentos a la conducta de sus hijos tanto en casa como fuera, sus amistades, el tiempo de ocio, su rendimiento escolar con el fin de  detectar los  problemas en sus inicios y poder reconducir estas conductas y  pedir ayuda si es preciso  y así evitar situaciones más complejas y difíciles de resolver.