Características del recién nacido

Ratio:  / 2
MaloBueno 

Aspecto físico

Peso y talla- El bebé mide de media  al nacer 50 cm y pesa entre 2,5 y 4 kg. Durante el primer mes crece 4 cm y aumenta 1 kg. aproximadamente.

Al salir del hospital puede haber perdido hasta  el 10% de su peso que  recuperará  en 7-14  días.

Cabeza- La cabeza del niño es más grande respecto al cuerpo que la del adulto. La cara suele verse un poco hinchada por el esfuerzo del parto en las primeras horas.

En la cabeza hay unas zonas más blandas, las fontanelas, situadas en la parte superior del cráneo, en la línea media. La anterior es más grande y se suele cerrar sobre el año y medio de vida. La posterior es muy pequeña y se cierra mucho antes.

Pueden tener mucho o poco cabello al nacer. Este cabello irá cayendo en las primeras semanas de vida.

Los ojos son de color gris al nacer, hasta pasados unos meses no estará definido su color. Puede que se vea algo de sangrado en la conjuntiva tras el parto y suelen estar hinchados. Todo esto se debe al esfuerzo del parto y va desapareciendo poco a poco.

Todos los niños bizquean los primeros meses de vida. El pediatra explorará los ojos en las visitas de seguimiento del niño.

Uñas- El recién nacido puede tener las uñas largas y arañarse. Se pueden cortar si es necesario, siempre el mínimo, con tijeras especiales y con mucho cuidado.

Cordón umbilical- Se debe curar el cordón umbilical hasta que esté bien cicatrizado siguiendo las indicaciones del hospital con respecto a su cuidado. Nunca deben usarse desinfectantes  yodados.

Piel- La piel está cubierta por la vérnix caseosa al nacer y de ese modo está protegida. Esta substancia es rica en agua, proteínas y grasas y es un protector natural de la  sensible piel del bebé, por lo que se recomienda no bañar al niño los primeros días de vida y así dejar que siga ejerciendo su función. Unos días después del nacimiento se descama toda la piel del bebé.

Se pueden observar en la piel del bebé diferentes características, todas ellas normales:

Cutis marmorata o piel de mármol y coloración azulada  de pies y manos. Se debe a la mala circulación periférica en los primeros días de vida, poco a poco va desapareciendo.

Milium. Son puntitos blancos que aparecen  en la cara del bebé .Se producen  por los cambios hormonales tras el parto. No requieren tratamiento.

Exantema tóxico. Granitos rojos, a veces con vesículas que aparecen y desaparecen. No precisan tratamiento.

Mancha mongólica. Zonas de pigmentación oscura en la parte baja de la espalda (sacro y glúteos). A veces pueden estar más extendidas. Desaparecen durante el primer año.

Nevus telangiectásico. Áreas de color rojizo, sin relieve que suelen observare  en la  cara y zona posterior del cuello. Desaparecen al final del primer año de vida.

Ictericia. Color amarillento de la piel del bebé tras el parto. Aparece a las 24 h del nacimiento, tiene su máximo a los 2-3 días y declina al 5º -7º día habitualmente.

Costra láctea. Son escamas en el cuero cabelludo. Se eliminan aplicando aceite o vaselina sobre ellas antes del baño y luego ir eliminando con peine o cepillo. Nunca deben arrancarse ni tirar de ellas.

Otros hallazgos normales:

Intumescencia mamaria. Es la inflamación de las mamas del recién nacido. Se observa tanto en niños como en niñas tras el parto. Se producen por el paso de hormonas maternas y desaparece en cuestión de días. Nunca deben apretarse las mamas, para evitar infecciones.

Hemorragia vaginal en niñas. Es bastante frecuente que se produzca un ligero sangrado vaginal, no indica ninguna enfermedad. Se debe igual que la inflamación de las mamas a la presencia de hormonas femeninas.

Hidrocele. En los niños es frecuente ver líquido en los testículos. Normalmente desaparece en pocas semanas.

Alimentación y eliminación:

 Necesita comer cada 2-4 h, hasta 10-12 veces al día si toma el pecho. Los primeros días toma el calostro, a los 3-4 días la leche de transición y hacia los 15 días la leche madura.

Generalmente el niño que mama no tiene necesidad de beber agua ni debe ser despertado para mamar a no ser que sea un niño de bajo peso y con dificultades con la lactancia.

Un niño amamantado por su madre no suele tener problemas de sobrealimentación.

En caso de alimentación con biberón hay que seguir las indicaciones de los expertos en cuanto a la preparación de los biberones y las cantidades adecuadas por toma.

El hipo es frecuente en los recién nacidos, no tiene ninguna importancia ni precisa tratamiento. Incorporar al niño tras las tomas para facilitar el eructo  y evitar que trague mucho aire mientras se alimenta ayudará a prevenirlo.

Tras las tomas los bebés suelen regurgitar, es decir echan pequeñas bocanadas de leche.

Cuando maman se notan movimientos y ruidos intestinales por lo que suelen hacer cacas cada vez que comen al principio. Los primeros días las deposiciones son oscuras, espesas y pegajosas, el  meconio, y luego empiezan a ser de color mostaza y bastante líquidas, por lo que a veces los padres piensan que el niño tiene diarreas.

Respiración

 Los estornudos del bebé no indican resfriado, es algo reflejo.

Pueden tener mucosidad nasal y notaremos que respiran con alguna dificultad. Los lavados nasales con suero fisiológico despejarán su nariz y les ayudarán a mejorar su respiración.

Descanso

 El bebé necesita descansar entre las tomas de alimento. Su ritmo de sueño-vigilia es de dos-cuatro horas, es decir dormirá entre dos y cuatro horas seguidas y luego se despertará para comer. Un recién nacido tranquilo solo se despierta para comer, claro que no todos tienen esta comportamiento. Durante los primeros días pueden dormir mejor durante el día que por la noche. Generalmente hacia el final del primer mes el bebé empieza a descansar bien por la noche e incluso a dormir un poco más que entre las tomas diurnas.

Temperatura corporal

 El recién nacido regula mal su temperatura corporal por lo que hay que vigilar que no esté poco o demasiado abrigado.

La temperatura en casa debe ser de 20-22ºC y con esta temperatura ambiente no debe abrigarse en exceso. Para ver si está bastante abrigado hay que tocar su cuerpo, no guiarse por las manos y los pies  que siempre están fríos al principio debido a la mala circulación periférica.

Artículo relacionado:

Cuidados del recién nacido