características de las heces del lactante

Ratio:  / 4
MaloBueno 


bebe_en_orinalEl aspecto y la consistencia de las deposiciones del bebé depende del momento evolutivo del niño y de la alimentación.


Las primeras deposiciones, más bien viscosas y pegajosas de color negro-verdosas y de consistencia blanda que realiza el recién nacido en sus primeros días de vida se llama meconio. Su color se debe a la acción de los pigmentos biliares producidos por el propio niño durante el tiempo en que estuvo dentro del claustro materno. El meconio queda acumulado en el intestino del feto siendo eliminado, en forma de deposiciones por el recién nacido en el transcurso de sus 24-48 primeras horas de vida.
A medida que transcurren los días (3-4) las deposiciones de meconio van cambiando de consistencia, se hacen líquidas o grumosas y de color amarillo dorado, en los niños alimentados con lactancia materna. La frecuencia acostumbra a ser de varias al día, después de las tomas. No debemos alarmarnos, no obstante si no hay deposiciones durante uno o dos días, si el niño se encuentra bien y cuando defeca las deposiciones son blandas. 
Cuando las tomas de pecho son cortas y el niño no llega a vaciar todo el seno, la leche que ingiere tiene más azúcares y menos grasas, pudiéndose presentar en estos casos, heces más verdosas y explosivas.
En los bebés alimentados con lactancia artificial las deposiciones son más compactas adoptando un color mostaza.


Al ir pasando los meses y coincidiendo con la administración de leches de continuación las deposiciones suelen ser más duras y de color marrón. En ocasiones aparecen heces de color verde musgo (debido a la presencia de pigmentos biliares) la cuales son atribuidas a un tránsito intestinal rápido. La alimentación a base de papillas de frutas y verduras puede alterar el aspecto de las heces,cosa que hay que tener en cuenta para que ello no sea motivo de preocupación.

Las heces blandas ocasionales no son motivo de alarma. Si son frecuentes puede tratarse de diarrea, con lo cual habrá que consultar con el pediatra

Es un error creer que un niño pequeño está estreñido porque hace mucho esfuerzo para defecar, se pone rojo del esfuerzo o no defeca diariamente, sobre todo si las heces son suaves. Esas son situaciones normales, y se relacionan con el proceso de maduración de los niños, que implica el ir adquiriendo una coordinación adecuada entre el movimiento intestinal, la distensión del recto y la dilatación del esfínter anal.

Aspecto de las heces que requieren consulta al pediatra:
Heces de color blanco yeso. Puede ser un signo de ausencia de bilis, líquido digestivo producido en el hígado y almacenado en la vesícula biliar. La bilis es la que da el color marrón a las heces, por lo tanto si el hígado no produce bilis o hay una obstrucción a la secreción de la misma, las deposiciones serán blancas (acólicas).
Heces negras como el alquitrán. Puede significar sangrado digestivo alto. No hay que confundirlo con el color grisáceo que produce la excreción del hierro (tenerlo en cuenta en los niños con suplementos y en las leches y papillas suplementadas con hierro).
Heces rojas. Habitualmente por sangrado bajo. La causa más frecuente son las lesiones del ano o la diarrea infecciosa (tipo disentería).