El niño con asma en el colegio y centros de ocio infanto-juveniles

Ratio:  / 7
MaloBueno 

El asma es la enfermedad crónica más frecuente en la infancia.

En España la prevalencia es de uno por cada 10 niños.

dispositivos_tratamiento_asmaAunque a me referiré durante todo al artículo a las escuelas y los profesores, todo lo que se expone a continuación es extensivo a todos aquellos que trabajan con niños, en los ámbitos del deporte o de las actividades de ocio, como entrenadores deportivos o monitores de tiempo libre.

Los profesores es habitual que tengan entre uno y tres niños asmáticos por clase, de ahí la importancia de conocer su manejo.

Es importante evitar en lo posible el absentismo escolar y adaptar las actividades físicas cuando sea necesario, para que las consecuencias de su enfermedad sean las mínimas posibles.

El ámbito escolar tendría que estar especialmente sensibilizado y preparado para proporcionar un entorno saludable a los estudiantes con asma, ayudando a su correcto desarrollo biopsicosocial.

De una encuesta realizada en España sobre 4600 docentes de 208 centros educativos de 9 comunidades autónomas (Lopez-Silvarrey A. (Coordinador). Estudio sobre el asma en los centros escolares españoles (EACEE). 2011; Fundación Maria José Jove (Editor) La Coruña. ISBN 978-84-693-9562-2) se deduce:

  • Desconocimiento del profesorado de los síntomas del  asma, de sus desencadenantes y de la manera de actuar en las crisis.
  • Escasa información proporcionada por la familia del niño asmático al profesor.

¿Qué conocimientos debería tener el profesorado?:

  • Información sobre los síntomas: tos, pitos, dolor torácico, movimientos respiratorios rápidos, movimientos anormales del tórax.
  • Tratamiento de las crisis. En el colegio deberían tener por escrito, el tratamiento que ha de seguir cada niño asmático ante un episodio de dificultad respiratoria. Disponer así mismo, de la medicación y del dispositivo necesario para su administración. La familia debería al inicio del curso hacer una demostración práctica sobre la administración del medicamento al profesor o tutor del niño.
  • Deberían conocer las señales de alarma o falta de respuesta a la medicación, en cuyo caso deben solicitar ayuda médica y avisar a la familia por teléfono.
  • Conocer los desencadenantes de las crisis como el polvo, la tiza, el ejercicio, el frío o los pólenes según el caso.
  • Puede ser necesario la administración en horario escolar de alguna dosis de medicación preventiva.
  • El tutor debería avisar a la familia en caso de que el niño presente síntomas con el ejercicio que podría pasar desapercibido por la familia, si está bien en reposo.

El papel del pediatra está en informar y educar a la familia en el manejo del asma para que esta pueda transmitir esta información a la escuela. Tendrá además que hacer los informes necesarios sobre el diagnóstico y las necesidades del paciente.

El grupo “asma y educación” de  la Sociedad Española de Neumología Pediátrica ha desarrollado un decálogo de recomendaciones de interés para la comunidad educativa

RECOMENDACIONES PARA MEJORAR EL CUIDADO DE LOS NIÑOS CON ASMA

EN LOS CENTROS ESCOLARES

SOCIEDAD ESPAÑOLA DE NEUMOLOGÍA PEDIÁTRICA

En base a los resultados del Estudio para el Asma en los Centros Escolares Españoles (EACEE), de los resultados de otros trabajos publicados en la literatura científica, y de las opiniones de los expertos, la Sociedad Española de Neumología Pediátrica, a través de su grupo de trabajo de Asma y Educación, realiza las siguientes RECOMENDACIONES para mejorar el cuidado de los niños con asma en el entorno escolar:

1. Elaboración de una normativa jurídica, por las Autoridades correspondientes, que determine claramente las responsabilidades y otorgue cobertura legal e institucional a las actuaciones de los profesores y del resto del personal de los centros escolares.

2. Dotación a los colegios del material necesario (botiquín, medicamentos, instrumentos necesarios) para el cuidado de los niños con asma cuando lo requieran, informando adecuadamente al personal de su existencia y asegurando su accesibilidad.

3. Elaboración de protocolos estandarizados de actuación en el propio centro ante los incidentes que puedan acaecer por la enfermedad: presencia de síntomas, crisis, ejercicio físico, etc. Informando adecuadamente al personal de su existencia.

4. Favorecer la recopilación de información individualizada por procedimientos establecidos en el propio centro que aseguren la recogida de todos los casos, su privacidad y la transmisión a los docentes y personal responsable, siempre con el consentimiento de la familia. Información que debe constituirse en un Plan de Manejo Individualizado del asma en el centro escolar. Debe ser completo e individualizado respecto a las características de la enfermedad, factores desencadenantes y necesidad de medicación. Lo realizará el médico del alumno y será facilitado voluntariamente por la familia.

5. Favorecer y fomentar la transmisión de los profesores a la familia de toda la información sobre los incidentes en relación con la enfermedad acaecidos en el horario escolar. Idealmente debe ser realizada por un procedimiento establecido por el propio centro.

6. Control de los agentes ambientales desencadenantes de síntomas de la enfermedad. Inespecíficos, como la ausencia de humo de tabaco, ambiente con adecuada ventilación, humedad y temperatura, etc. Específicos, buscando un ambiente libre de alérgenos (ácaros, polen, etc). Individuales, siguiendo la información del Plan de Manejo Individualizado.

7. Informar y formar a los profesores, directivos y personal sanitario si lo hubiera, sobre la enfermedad, sus síntomas, medidas preventivas, tratamientos y detección precoz de situaciones de riesgo.

8. Minimizar las conductas de estigmatización de los niños con asma en los centros escolares: Facilitando la administración de medicación en los pequeños y la automedicación en los mayores, y evitando las limitaciones innecesarias del ejercicio físico u otras actividades.

9. Informar a todos los alumnos sobre las enfermedades crónicas, entre ellas el asma, como medio para evitar la estigmatización, reforzar a los alumnos afectados y facilitar así su integración.

10. Coordinación de todos los agentes que participan en un modelo de cuidado de niños con enfermedades crónicas: Enfermos, familiares, personal docente y sanitario.

Estas recomendaciones deben ser desarrolladas con la implicación de las administraciones tanto del ámbito sanitario como educativo, para conseguir una implantación efectiva, y progresar hacia centros escolares que desarrollen un entorno favorable al niño con asma: Centro Escolar Amigo del Asma.

 

Artículo relacionado:

Asma y deporte. ¿Son compatibles?