Consejos para evitar la deformidad de la cabeza en el bebé (Plagiocefalia postural)

Ratio:  / 4
MaloBueno 

Desde que han cambiado las recomendaciones posturales sobre como colocar al bebé en la cuna para evitar el riesgo de muerte súbita se está observando un incremento de las deformidades en sus cabezas en el primer año de vida.

Este problema debe prevenirse y en caso de que se detecte, hacer las correcciones posturales adecuadas para corregirlo.

Se aconseja:

Poner a dormir al niño boca arriba o de lado, alternando la rotación de la cabeza hacia la derecha y hacia la izquierda en cada toma.

Si el niño tiende a colocar siempre la cabeza hacia el mismo lado, se puede poner una almohada por debajo de la sábana o en la silla de paseo de modo que le obligue a girar la cabeza hacia el lado opuesto.

Colocar estímulos visuales del lado de la cuna hacia el que interesa que gire la cabeza.

Es conveniente variar la colocación del moisés con respecto a la cama de los padres mientras comparten habitación, ya que el bebé tenderá a mirar hacia la madre.

El niño se debe colocar boca abajo en los cambios de pañal unos minutos. A medida

que crezca se le irá dejando cada vez más tiempo en esta posición estimulándolo con objetos, caricias , sonidos de modo que reduzca el tiempo diario apoyado sobre su cabeza.

Realizar ejercicios de rotación de cabeza desde los 2 meses de edad varias veces al día: con el niño estirado boca arriba se coloca un objeto a unos 30 cm de distancia de sus ojos y se mueve el objeto de izquierda a derecha trazando un arco de 180 grados de modo que el niño vaya siguiendo el objeto con la vista durante todo su recorrido.

En caso de que se observe deformidad en la cabeza se debe apoyar siempre la cabeza del lado más abultado mientras el niño esté apoyado sobre su espalda y tenerlo el máximo tiempo posible jugando boca abajo.

Si a pesar de todas estas medidas la deformidad se produce, su pediatra decidirá sobre la conducta a seguir.