Ingesta de agua durante el embarazo y la lactancia

Ratio:  / 0
MaloBueno 

La necesidad de aporte de agua durante el embarazo y la lactancia es superior  a la habitual, ya que el organismo requiere mayor volumen de líquidos tanto para el desarrollo del embarazo como para el mantenimiento de la lactancia.

Tomar la cantidad adecuada de agua ayuda a:

-Mantener el volumen necesario de sangre y líquido amniótico

-Prevenir infecciones de orina y formación de cálculos en el riñón

-Prevenir la deshidratación cuando hay vómitos y las molestias de estómago frecuentes en el embarazo

-Prevenir el estreñimiento

-Mantenerse bien hidratada y con mejor estado general mientras se amamanta al bebé

En los dos casos aumenta la sed de manera natural, lo cual favorece el aporte extra de agua que el organismo materno necesita.

El agua que recibimos debe provenir de los alimentos y también del agua de bebida, lo cual se consigue aumentando las raciones de frutas (3-4 por día) y de verduras  (2-3 raciones día más voluminosas de lo habitual) y aumentando el agua de bebida entre 2- 3 litros al día, la necesidad es mayor en el 2º y 3º trimestre de embarazo y también durante la lactancia.

Esta cantidad de agua recomendada incluye otras bebidas como zumos o infusiones. Las bebidas que se tomen diferentes al agua deben ser:

-Sin alcohol

-Sin cafeína

-Bajas en azúcares de absorción rápida (refrescos, sodas , néctares)