Viajar embarazada. Recomendaciones sanitarias

Ratio:  / 9
MaloBueno 

 

Estar embarazada, no es ningún impedimento para viajar, pero sí una condición fisiológica que requiere adoptar una serie de medidas especiales de precaución. Hay diversas cuestiones importantes a tener en cuenta:

De acuerdo con la ACOG (American College of Obstetricians and Gynecologistsel 2º trimestre es el periodo mejor (entre las semanas 14 y 30). Si se ha de realizar algún viaje, será mejor hacerlo una vez hechas la primera visita y primera ecografía.

Se desaconsejan los viajes intercontinentales a países en vías de desarrollo por el riesgo de contraer enfermedades que podría afectar gravemente a la madre y al feto.

Si se realiza amniocentesis, se recomienda no viajar hasta el cabo de una semana tras la punción.

Destinos potencialmente peligrosos

  1. Lugares de altitud >3000mt

    Áreas endémicas de enfermedades potencialmente graves trasmitidas por mosquitos, agua o alimentos

    Áreas de malaria resistente a la Cloroquina

    Áreas donde se requiera vacunación con vacunas de virus vivos atenuados (ejemplo: fiebre amarilla)

Recomendaciones antes del viaje.

  • Informarse detenidamente sobre el país de destino, alimentación, costumbres, riesgos a tener en cuenta, vacunaciones y profilaxis aconsejadas
  • Informarse sobre la existencia de convenios sanitarios entre el país de origen y el de destino, así como la relación de hospitales disponibles.
  • Adjuntar pruebas complementarias de la gestación: cartilla de maternidad, analíticas, ecografías, etc.
  • Preparar el botiquín de viaje habitual.
  • Si se trata de un destino exótico y lejano deberán conocerse aspectos importantes y acudir con antelación a centros de "Medicina del Viajero"para planificar las vacunas necesarias.
  • Si el área a visitar es una zona de altura es aconsejable que no se sobrepasen los 3.000 m. y que se realice una adaptación progresiva a la altura.
  • Si por el contrario, vamos a áreas a nivel del mar y básicamente a zonas de playa, tendremos en cuenta que la embarazada soporta mal el calor, el bochorno, y la humedad, pudiendo presentar frecuentes bajadas de presión arterial, por lo que la hidratación, que es siempre importante en estas circunstancias, adquiere aquí un papel primordial.
  • La embarazada no debería viajar a zonas endémicas de malaria y sobre todo si es resistente a la Cloroquina, que es el único antimalárico seguro durante el embarazo.

CONTRAINDICACIONES absolutas PARA VIAJAR

De acuerdo con las diferentes asociaciones de especialistas en obstetricia y perinatología, se debería advertir del peligro de viajar durante el embarazo a mujeres con especiales condiciones, sean éstas  antecedentes patológicos u otros factores de riesgo que pongan su salud o la de su hijo en peligro:

contraindicaciones-viajar-embarazada  

Recomendaciones durante el viaje

  • Tomar las precauciones generales respecto al agua, los alimentos, la prevención de picadas de insectos, la protección solar, vestido y calzado.
  • No caminar más de 30 minutos seguidos, hacer paradas cada 30 minutos para evitar mareos e hipoglucemias, beber agua i tomar algún alimento con frecuencia.
  • La seguridad del uso como repelente de insectos de DET durante el embarazo no está demostrada. Se recomienda su uso a bajas concentraciones (10-20%). Evitar usarlo en el primer trimestre del embarazo. En cuanto al resto de repelentes, no se han publicado casos de afectación del feto, pero tampoco se han hecho estudios científicos serios que avalen su inocuidad. En principio se pueden utilizar aquellos recomendados para niños ppqueños, a base de extractos de plantas (ver: Repelentes de insectos. composición y recomendaciones

Recomendaciones después del viaje

Acudir a la consulta de la comadrona para continuar el control del embarazo lo antes posible tras la vuelta.

Vacunación durante el embarazo

No se han de administrar nunca vacunas víricas atenuadas: sarampión, rubeola, parotiditis, varicela, tifoidea, fiebre amarilla, herpes.

Las otras vacunes se han de administrar, como al resto de viajeros, si está indicada por el lugar de destino.

Como norma general, sólo se administrarán las vacunas de virus inactivos, toxoides o polisacáridos y durante el segundo y tercer trimestre del embarazo.

 

VACUNA

Uso en el embarazo

Comentarios

Cólera

Sí, si existe riesgo

Seguridad sin determinar

Hepatitis A

Sí, administrar si está indicado.

Seguridad sin determinar

Hepatitis B

Sí, administrar si está indicado.

Gripe

Sí, administrar si está indicado.

En algunas circunstancias, consultar al médico

Encefalitis japonesa

Seguridad sin determinar Contraindicada 1er trimestre

Sarampión *

No

Contraindicada

Meningitis Meningocócica

Sí, administrar si está indicado

Evitarla en el primer trimestre

Paperas *

No

Contraindicada

Poliomelitis VPO*

Sí, administrar si está indicado

Evitada a menos que haya alto riesgo

Rubéola *

NO

Contraindicada

Difteria /tétanos

Sí, administrar si está indicado

Difteria: a partir del 2º trimestre

Rabia

Sí, administrar si está indicado

Tifoidea Ty21a

Seguridad sin determinar Contraindicada. 

Varicela *

No

Contraindicada

 

Fiebre amarilla *

Sí, administrar si está indicado

Evitarla a menos que haya alto riesgo de adquirir la enfermedad.

* Vacunas vivas, evitar

Recomendaciones según el medio de transporte

  • Avión:

La embarazada puede volar sin problemas en aviones con cabina presurizada.

A partir de las 32 semanas de gestación, las aerolíneas exigen un certificado médico que confirme la fase del embarazo y la aptitud para volar de la pasajera.

La embarazada se halla dentro de la población de riesgo de sufrir el "síndrome de la clase turista", es decir una trombosis venosa profunda. El  aumento de volumen del útero dificulta el retorno venoso de las extremidades inferiores y si a ello sumamos la inmovilidad que implica el avión durante varias horas, el riesgo de esta complicación aumenta. Por ello se le recomendará moverse y caminar un poco cada hora durante el vuelo para  disminuir la hinchazón de tobillos y mejorar la circulación sanguínea.

El cinturón de seguridad deberá colocarse siempre durante el despegue y aterrizaje sin que apriete el abdomen y por debajo del mismo.

La vestimenta consistirá en ropa holgada y zapatos bajos, cómodos y fáciles de poner y sacar. Como suele haber cambios bruscos de temperatura, también será útil alguna prenda de abrigo.

La hidratación durante y antes del vuelo será también una cuestión importante para contrarrestar la baja humedad de las cabinas del avión.

Los cambios de presión suelen ajustarse más/menos a la presión de 1.500 mts. de altitud. A esta altura y aunque disminuya la presión de oxígeno en sangre, el cuerpo materno y el feto se adaptan bien y no tiene porqué  haber problemas.

Para evitar el jet-lag, huir de medicación y tratar de adecuarse poco a poco antes del viaje con la distinta zona horaria del destino.

Lo mejor es que en el momento que reserves digas que estás embarazada y elijas un asiento en primera fila o en pasillo, que facilite la entrada y la salida y que esté cerca del baño. Así, tus piernas tendrán más espacio.

Por último, los detectores de metales de los aeropuertos no suponen ningún peligro para el feto.

  • Tren:

El tren es un medio de transporte muy recomendable y tiene ventajas sobre el automóvil y el autobús. Durante el trayecto no hay obligatoriedad de permanecer sentada todo el rato, la embarazada puede moverse, caminar y estar de pie. También, si desea, hay la posibilidad de viajar de noche, durmiendo en trayectos nocturnos en coche-cama.

En España, la compañía RENFE permite viajar en el tren hasta una semana antes de la fecha prevista; eso sí, siempre con autorización médica.

  • Coche:

El cinturón de seguridad se ha de colocar con la banda inferior por debajo del abdomen y ajustarlo al máximo sobre las caderas. La banda frontal o diagonal debe pasar sobre la clavícula y por en medio de los senos, rodeando el abdomen; jamás por encima. Los accidentes de tráfico producen cada año muchas interrupciones de embarazo. No llevar puesto el cinturón aumenta las posibilidades de lesiones y muerte.

El air-bag (bolsa de aire) es seguro siempre que exista una distancia de 25 centímetros. desde él al cuerpo. Si la gestante es la conductora, ha de alejar en lo que pueda el volante del abdomen y parar a menudo, cada 90 minutos, para caminar un poco y estirar las piernas. Cuando el embarazo está avanzado, no conviene que viaje sóla.

  • Barco:

No hay problema para viajar en barco o realizar un crucero siempre y cuando el embarazo no sea de riesgo. La limitación hasta las 30 semanas también se da aquí por las mismas teóricas complicaciones que pueden aparecer a partir de estas fechas.

Algunas líneas tienen restricciones y otras solicitan la autorización escrita por el médico de la embarazada. Lo ideal al planificar este viaje es informar a la compañía de la gestación y asegurarse de que hay servicio médico a bordo. Es conveniente hacer una visita al facultativo de la compañía para presentarse y enseñarle la historia clínica por si llegara a presentarse alguna emergencia; de esta manera él ya está sobre aviso y también conoce y se asegurará de que las conexiones y la infraestructura necesaria para realizar una posible evacuación, estén a punto.

  • Autobús:

Los trayectos cortos no suelen plantear problemas, siempre que el firme de la carretera sea correcto y no existan las aglomeraciones de las horas punta.

No son recomendables los viajes largos en autobús porque no permiten movilidad.

Artículos relacionados:

Consejos de salud para el viajero

Viajar con niños

Botiquín para el viaje