Asma y deporte. ¿Son compatibles?

Ratio:  / 13
MaloBueno 

¿Son compatibles asma y deporte?

La respuesta es sí, aunque con unas consideraciones que son las que vamos a ver a continuación.

El asma es una inflamación de las vías aéreas que se caracteriza por una obstrucción bronquial variable y reversible, ya sea espontáneamente o con tratamiento. Se manifiesta como un aumento de la respuesta de la vía aérea a una gran variedad de estímulos (virus, fármacos, ejercicio, aire frio, humo etc.) En un porcentaje de pacientes la causa es alérgica.

Se ha demostrado que el ejercicio físico provoca en algunas personas un aumento transitorio de la resistencia al paso del aire en las vías aéreas, lo que es conocido como asma inducida por el ejercicio o asma de esfuerzo. Ocurre en el 80% de los asmáticos y en el 6% de la población general. Es más probable que se manifieste cuanto más alto es el esfuerzo, y por tanto es más frecuente en adolescentes con unos mayores requerimientos deportivos y sobre todo en los deportistas de competición. A esto se suman factores agravantes como son el respirar aire frío y seco, y la contaminación ambiental.

2009-05De lo dicho, se puede deducir, que los deportes que con mayor probabilidad pueden provocar una crisis de asma son aquellos que requieren un gran esfuerzo aeróbico (carreras de resistencia, ciclismo) y en general, los practicados al aire libre. Una mención especial a la natación, a pesar de realizarse habitualmente en espacios cubiertos con buena temperatura y humedad, el hecho de respirar vapores de cloro puede neutralizar los beneficios. El único deporte totalmente contraindicado es el submarinismo.

Las manifestaciones del asma (tos, dificultad respiratoria, opresión en el pecho) se pueden presentar durante el ejercicio o al parar de hacerlo. Si la crisis sobreviene al parar, y al descansar desaparecen los síntomas, el deportista puede reanudar el ejercicio y no tendrá síntomas durante un tiempo (podrá acabar por ejemplo un partido), es lo que se llama periodo refractario.

Conocidos los mecanismos por los cuales el ejercicio puede provocar una crisis de asma, se pueden proponer una serie de consejos para paliar estos efectos:

  • Hacer siempre un calentamiento previo que incluya esfuerzos de corta duración y fases de reposo.
  • Intentar respirar por la nariz, no por la boca
  • No parar nunca el ejercicio repentinamente ni entrar, inmediatamente después de parar, en un local con calefacción.
  • En caso de frío intenso, tapar la nariz y la boca con un pañuelo o una mascarilla.
  • No practicar deporte si está con una crisis asmática.
  • No practicar deporte al aire libre cuando las condiciones ambientales sean adversas (frío intenso o alta contaminación).
  • Favorecer el deporte de equipo frente al individual.

Si a pesar de todos estos cuidados sigue teniendo manifestaciones de asma con el ejercicio, quiere decir que no está bien controlado. Su médico deberá revisar la medicación.

El tratamiento es muy eficaz, a base de broncodilatadores y antiinflamatorios bronquiales. El asma alérgica es susceptible en muchos casos de ser tratada con inmunoterapia (vacunas desensibilizantes). El broncodilatador de corta duración se ha de administrar mediante inhalación unos 10-30 minutos antes del ejercicio y su efecto durará unas dos horas.

Resumiendo, un niño con asma si está bien controlado, no hay motivo para que sea apartado del deporte. Tenemos que tener presente que muchos deportistas de élite y medallistas olímpicos son asmáticos.

Hay que evitar sobreproteger al niño asmático. Una práctica deportiva controlada y adecuada a la evolución de su enfermedad es muy saludable. No debemos evitar que se beneficie de las ventajas de practicar ejercicio físico:

  • Mejora de la condición física del niño y de la tolerancia al ejercicio.
  • Se reducen las crisis producidas por el ejercicio
  • La mejoría de la condición física y de la musculatura respiratoria aumenta la capacidad pulmonar.
  • Beneficio psico-emocional e integrador del deporte.

Muchos de los deportistas de élite y medallistas olímpicos son asmáticos, o sea que ¡ánimo!

Artículo relacionado:

El niño con asma en el colegio y sitios de ocio