Enfermedades de transmisión sexual

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Las enfermedades de transmisión sexual son enfermedades que se contraen por contacto íntimo de persona a persona. Pueden estar causadas por virus, bacterias y parásitos.

El SIDA es la más conocida, pero hay muchas otras como la gonococia, la hepatitis B, la sífilis, el herpes genital, las verrugas genitales, etc.

Son enfermedades que pueden contraerse en cualquier edad. Los adolescentes son más vulnerables a ellas y cada vez van en aumento a esta edad debido a que las relaciones sexuales se inician antes.

La vagina, el pene, el ano y la boca son los lugares donde se localizan los agentes infecciosos con más frecuencia. Si la infección avanza sin tratamiento en algunos casos puede extenderse y afectar a diferentes órganos. En ocasiones es difícil el diagnóstico porque dan pocos síntomas sobre todo al principio.

Existe la falsa creencia de que solo se pueden contagiar mediante relaciones sexuales completas, pero el contagio también puede darse por contacto con lesiones o por la práctica de sexo oral o anal. La penetración anal es la que tiene más riesgo de contagio, seguida de la vaginal y del sexo oral.

Muchas veces la persona enferma puede desconocer que lo está y transmitir la enfermedad sin saberlo.

La posibilidad de contraer alguna de estas enfermedades es mayor si se dan alguna de estas circunstancias:

-Tener relaciones sin protección. La única protección frente al contagio es el uso de condón, en cualquier tipo de relación: vaginal, oral o anal. Nunca se deben tener relaciones bajo el efecto de las drogas ( alcohol u otras sustancias),pues en estas situaciones no se suele usar el condón o se usa de manera incorrecta.

-Actividad sexual en personas muy jóvenes. Cuanto menor es la edad de la persona en el inicio de las relaciones sexuales el organismo es más frágil frente a las infecciones.

-Tener varias parejas sexuales. Si una persona está enferma puede ir contagiando a sus contactos sexuales y estos a su vez contagiar a otros, por lo que se da una transmisión en cadena de la infección.

Los signos de sospecha de las enfermedades de transmisión sexual son:

-Lesiones en los genitales, el ano o la mucosa bucal o aparición de ganglios en la zona inguinal.

-Secreción o flujo vaginal diferente al habitual en cuanto al olor, color o consistencia.

-Molestias genitourinarias como escozor, picor, dolor.

-Molestias durante las relaciones sexuales

-En los hombres escozor o dolor al orinar o secreción amarillenta del pene.

Ante la presencia de síntomas siempre hay que acudir al médico para diagnosticar y tratar la enfermedad de manera temprana y evitar así que progrese y acabe produciendo males mayores como cáncer de cuello de útero, infertilidad, embarazos ectópicos, cirrosis , SIDA , etc.

 

No se debe tomar medicación aconsejada por otra persona sin que haya un diagnóstico. Cada infección es diferente y necesita un tratamiento distinto, por lo que siempre hay que acudir al médico ante la sospecha de infección.