Como gestionar bien nuestro tiempo y evitar el estrés

Ratio:  / 1
MaloBueno 

¿Alguna vez nos hemos planteado cuantas horas al día dedicamos al trabajo, al deporte, al sueño… y si estamos satisfechos?

¿Nos hemos preguntado si tal y como nos organizamos el tiempo nos funciona o no?

¿Sabemos que cosas nos ponen de los nervios y nos hacen fracasar?

¿Porqué mi amigo X que hace el mismo curso que yo aprueba y además hace deporte, duerme más que yo cada día, tiene tiempo de salir con los amigos y yo que no hago nada de eso no puedo con los estudios?

Todos tenemos 24 horas al día disponibles pero organizarnos de una manera u otra hace que su rendimiento sea muy diferente.

No  tenemos una capacidad innata de gestionar bien nuestro tiempo, por lo que es conveniente cuestionarnos cómo hacemos las cosas y como podemos mejorarlas.

Planificar las distintas actividades diarias y el tiempo que les queremos o debemos dedicar  nos ayudará a controlar si realmente estamos cumpliendo con lo previsto.

Por ejemplo: cuando empieza el curso nos dan el calendario de evaluaciones y 3 días antes del examen trimestral de una asignatura me doy cuenta de que me he limitado a hacer deberes pero no he estudiado nada la teoría. Será  difícil aprobar. Si no me planteo cómo hacerlo para el próximo trimestre es posible que vuelva a estar en las mismas.

¿Qué  malos hábitos nos hacen fracasar?

-Querer hacerlo todo a la vez o querer hacer más cosas de las que somos capaces de hacer.

Ejemplo: en septiembre nos damos cuenta de que nos hemos apuntado a futbol, inglés, danza y clases particulares de matemáticas. ¿Tenemos horas libres para todo esto?

-Querer hacerlo todo tan bien que tenemos que dedicar muchas más horas de las que podemos.

Ejemplo: tengo que presentar un trabajo y antes de empezar a buscar información me paso 3 tardes buscando imágenes para hacer una portada original. El trabajo sigue sin empezar y tengo 2 días para entregarlo.

gestion_tiempo_estres-Desorden. Si tenemos las tareas a realizar separadas, orden en la agenda, en los apuntes, en la habitación  evitaremos mucha pérdida de tiempo buscando, preguntando a los demás, etc.

-Dejarlo todo para el último día. Es un mal hábito porque generalmente nos quedamos cortos de tiempo, si hay que estudiar es conveniente hacerlo con tiempo para poder repasar o pueden pasar cosas como ponerse enfermo y no poder cumplir con el plazo.

-Obsesionarnos. A veces la obsesión o preocupación excesiva por  algo nos provoca una ansiedad que nos hace muy difícil concentrarnos y rendir cuando estamos trabajando. Ej: no tengo facilidad con las matemáticas y cada vez que tengo que hacer un problema lo primero que pienso es que a mí no me va a salir.

-Dejar las cosas que no nos gustan o que os cuestan siempre para el final. ¿Hemos pensado si dejamos las matemáticas que no nos gustan para última hora que es cuando estamos más cansados y menos ágiles mentalmente?

- No concentrarnos en el trabajo. Los malos hábitos como estudiar escuchando música, con Facebook, con el móvil al lado y todo al mismo tiempo impide que nos podamos concentrar y podamos resolver el trabajo en el tiempo previsto. Si sumáramos los minutos al día que todo esto nos roba no podríamos creerlo.

-No saber alternar trabajo o estudio con el descanso y el tiempo libre.

En la adolescencia es importante dedicar tiempo al deporte y disfrutar del tiempo libre con los amigos. Para algunos eso es lo primero y nunca encuentran tiempo para estudiar: malo. Para otros los estudios son lo primero y se convencen de que no hay tiempo ni para el deporte ni para otro tipo de ocio: malo también.

El tiempo libre también se tiene que planificar para no malgastarlo.

Resumiendo 

-Debemos conocernos y saber cuanto tiempo necesitamos para cada cosa y como podemos conseguir ajustarnos a eso.

-Tener objetivos es fundamental para saber hacia dónde vamos.

-Planificar el tiempo para alcanzar los objetivos también es imprescindible.

-Tener límites claros: hora de empezar a estudiar, hora de irse a la cama, hora de hacer deporte,.. y cumplirlos.