Dismenorrea (=dolor durante la menstruación)

Ratio:  / 2
MaloBueno 

Es el dolor asociado a la hemorragia menstrual.

Más del 50% de las adolescentes padecen dolores menstruales, de mayor o menor intensidad, y en más del 10% de los casos el malestar es tan intenso que afecta la asistencia escolar.

Es un dolor de tipo espasmódico localizado en la parte inferior del abdomen, zona baja de espalda y cara anterior de los muslos. Usualmente comienza entre 6 a 12 meses después de la primera regla y generalmente antes de los 20 años. Alrededor de la mitad de las chicas con dolor menstrual presentan otros síntomas asociados:

  • náuseas y vómitos
  • fatiga
  • nerviosismo
  • mareos
  • diarrea
  • dolor de cabeza

¿Porque se produce?

Por varios factores:

  • Por unas sustancias, las prostaglandinas, que aumentan en el útero durante la menstruación y causan contracciones uterinas y vasoconstricción, lo cual produce dolor. Las mujeres con dolor menstrual producen más prostaglandinas y tienen excesivas contracciones uterinas en respuesta a éstas.
  • Distensión por el sangrado del cuello cervical cerrado de la adolescente (es por ello por lo que después de un embarazo el canal cervical queda más abierto y duelen menos las reglas).
  • Pequeña cantidad de sangre que puede caer por las trompas al peritoneo, a la cavidad abdominal, dando el malestar de la regla.
  • Factores psicológicos: sugestión, imitación de la madre o compañeras, tabúes sociales...

Excepcionalmente la dismenorrea es debida a una enfermedad orgánica (dismenorrea secundaria).

Se debe consultar con el médico (por edad, habitualmente pediatra) que hará  una historia médica completa, incluyendo antecedentes ginecológicos que establezcan la relación del dolor con el ciclo menstrual, la actividad sexual y el grado de interferencia con las actividades cotidianas, y que tras descartar otras patologías como la genitourinaria y la gastrointestinal, podrá poner un tratamiento correcto.

Se consultará con ginecólogo en caso de:

  • Actividad sexual
  • Dolor intenso que no cede con el tratamiento médico habitual

Tratamiento

  • Favorecer la vasodilatación, realizando ejercicio suave y utilizando calor sobre el abdomen.
  • Si es necesario, usar analgésicos inhibidores de las prostaglandinas: como el ibuprofeno, naproxeno o ácido mefenámico. Se debe comenzar el tratamiento con el inicio de la hemorragia (o mejor aún, si las menstruaciones son muy regulares, el día previo a la fecha prevista del comienzo de la hemorragia), y solo es necesario continuarlo mientras dure el dolor, generalmente el 1º y 2º días de regla.
  • Intentar estar relajada y no preocuparse. Cuanto más tensa se esté más molestias habrá.

Artículo relacionado:
La menarquia