Virus del papiloma humano (VPH) y su vacuna

Ratio:  / 3
MaloBueno 

pareja-adolescentesEl Virus del papiloma humano (VPH) se transmite por los fluidos sexuales y también por el contacto de los genitales externos. Esto hace que el preservativo disminuya la posibilidad de contagio, pero no la elimine.

Hay muchos serotipos diferentes del virus del papiloma y algunos de ellos tienen capacidad oncogénica, es decir, que provocan alteraciones celulares que a la larga pueden desencadenar un cáncer. Pero el cáncer es multifactorial, o sea, que así como es necesaria la infección por VPH para que se desarrolle un cáncer de cuello de útero, no siempre tiene lugar ni mucho menos; se necesitan otros factores personales, como pueden ser la desnutrición, el tabaquismo o el SIDA, así como otros factores deconocidos.

La infección por VPH, no se asocia sólo al cáncer de cuello de útero, sino también a otros como el de pene, vulva, ano u orofaringe. Asimismo, puede provocar condilomas, una especie de verrugas genitales diferentes a las verrugas vulgares que aparecen en el resto del cuerpo y que son provocadas por otro virus.

El contagio puede tener lugar desde los primeros contactos sexuales, pero en la mayoría de los casos la infección se elimina espontáneamente. Si no es el caso, a los 10 años puede provocar lesiones precancerosas y 10 años más tarde carcinoma. Un 70% de las mujeres sexualmente activas tendrán infección por el virus del papiloma a lo largo de su vida, pero sólo un 1% aproximadamente de este grupo tendrá un carcinoma.

La vacuna frente al VPH es profiláctica, no terapéutica. No elimina la infección una vez que ésta se ha producido. De ahí la importancia de su administración antes del inicio de las relaciones sexuales.

No engloba a todos los serotipos del virus, pero si, aquellos que tienen más poder para producir cáncer. Es una vacuna recombinante, no tiene microorganismos vivos y por tanto no puede causar enfermedad. Se administra por vía intramuscular en 3 dosis. Puede provocar un poco de fiebre y dolor local. Se han descrito otros efectos adversos más serios, pero no se ha podido establecer la relación directa con la vacuna.

De los dos tipos de vacuna que hay en el mercado, una de ellas previene también contra los condilomas.

No se sabe aún la duración de la protección de la vacuna y por tanto si será necesaria alguna dosis de recuerdo.

Conceptos a recordar:

  • No tendríamos que hablar de vacuna contra el cáncer de cuello de útero sino contra la infección por VPH.
  • La protección de la vacuna no es absoluta.
  • Será necesario continuar con los programas de detección precoz (citologías) y tratamiento precoz de lesiones malignas.
  • No protege frente al resto de enfermedades de transmisión sexual.

Los últimos estudios apuntan a que es efectiva incluso hasta los 45 años, pero como hemos dicho antes si se pone antes del inicio de las relaciones sexuales mejor.

Se están haciendo estudios para saber si la vacuna puesta al sexo masculino evitaría la transmisión a través de éste.